Tips para pedalear en días con viento



¿Estás pensando salir a la ruta con mucho viento?

Sabemos que en días de viento es más duro subir o simplemente rodar, hacemos doble esfuerzo para seguir avanzando con el viento de frente, por ese motivo te proponemos luchar contra la fuerza de la gravedad. Una excusa para no salir a entrenar, pero pedalear en contra del viento tiene también su lado bueno, ya que te ayudará a mejorar tu forma física y tu fuerza, ya que el esfuerzo será mayor y tú ritmo cardiaco será más alto, además de que las piernas también sufrirán este sobreesfuerzo.


Te propongo diferentes consejos para andar en bicicleta en días de mucho viento:


Mantener un bajo perfil: reducir el área frontal, expuesta al viento. Se debe mover las manos a la zona inferior del manillar manteniendo los brazos fletados y en línea con el cuerpo.


Mantener la cadencia: Moverse a un menor desarrollo (piñón más grande), para mantener la cadencia normal cuando se vaya contra el viento. Se irá más lento, pero una mayor cadencia es mejor para las rodillas que una cadencia baja.


Unirse al grupo: en días de viento pedalear en grupo es una ventaja importante tanto física como mental. Combatir el viento en determinados momentos y refugiarse también en el pelotón es agradable para sobrellevar un dia de volumen en ruta.


Variar el recorrido: si vas a realizar una ruta donde sabes que va a haber viento, elige una ruta alternativa, una ruta que ofrezca protecciones naturales (bosques, cerros, etc.). Además aumentar los giros también ayuda a disminuir el desgaste que significa estar permanentemente contra el viento. Si no es posible, es mejor partir contra el viento para regresar a favor de él.


Usar ropa ajustada: Si la chaqueta flamea, actuará con un efecto de paracaídas ya que atrapará el viento y más encima la hará sonar. Si no tienes una chaqueta ajustada tal vez sea mejor vestirse con más capas.


Variar el horario: A veces el viento tiene un horario, si es así se debe modificar el horario de salida para evitarlo.


Mantenerse relajado: Mantener hombros, brazos y codos relajados para ayudar a la estabilidad de la bicicleta en su viaje a través del viento.


Mantenerse alerta: Identificar y anticipar los lugares en los que el viento ataca: sobretodo lugares como puentes entre cerros, y sobre todo cuando pasa un vehículo pesado por nuestro lado.


Mantenerse pedaleando: La bicicleta es más estable si es que la rueda trasera está recibiendo tracción. No es necesario pedalear fuerte en una bajada contra el viento, pero si se cambia a un piñón más pequeño y se ejerce cierta fuerza sobre la transmisión, se notará la diferencia.


Ojo con las ruedas: El viento es el enemigo número uno de las ruedas aerodinámicas. Estas ruedas ofrecen una superficie mayor a los vientos cruzados, lo que hace la bicicleta más inestable, sobretodo en las bajadas pronunciadas. Las ruedas estándares, con perfil normal y rayos tradicionales son mucho menos susceptibles.


Fuente: blogg ciclismo en mallorca